Filósofa desde siempre

5 Ene

Lo que motiva a Edith son sus ancias de conocer la verdad, lucha por esto durante todo estos años y durante toda su vida. La verdad que busca encontrar es la que da sentido  y razón de ser a la vida del hombre, o más bien el misterio que el hombre encierra en sí. Esto hace que en Edith se genere una profunda convicción por lo que hace y el tiempo que le dedicará a la Universidad.

Llegando a Gotinga se convierte en una de las discípulas más aventajadas de Husserl, pero nadie como ella se mantiene tan fiel a la Fenomenología pura.

Mientras está en la universidad comienzan a diversificarse sus relaciones sociales. Asume una postura abierta con posiciones muy diferentes a la de ella.

Su estilo de vida comienza a definirse entre el estudio y sus investigaciones, especialmente en el tema de la Empatía, el cual será el principal de su tesis.

Su encunetro con la fenomenología comienza a cambiar su vida frente a todos los temas que le preocupan, incluso la religión, donde comienza a derrumbarse su ateísmo, pasando a una postura agnóstica. Su conversión no llegaría aún.

Anuncios

Feminista Universitaria

21 Dic

En la Universidad Edith encontro su “alma mater” estudió solo asignaturas que la llevara a profundizar en el sentido más profundo de la existencia humana.

Además partcipó en diversas actividades extraprogramáticas, tales como centros de estudiantes, reforma educacional y un grupo de apoyo al voto femenino.

También dedicaba tiempo a hacer deporte y actividades al aire libre, las que compartía con su familia, especialmente con sus hermanas, a quienes veía muy poco a causa del agetrado ritmo universitario.

Fue en la Universidad donde conoció a los profesores Stern (Psicología) y Honiswald (filosofía), quienes ayudaron a despertar en ella una lucha para encontrar la verdad del ser humano más allá de lo que se podía encontrar en los libros.

Mujer inquieta no se conformaba con la visión critisista y racionalista con la que sus profesores piensan al ser humano, luego de leer textos de Husserl, filósofo que, en ese tiempo, intentaba iniciar una nueva corriente filosófica, decide dejar sus estudios y a sus profesores para partir a la Universidad de Gotinga, donde participará de la ebullición del círculo fenomenológico del mismo Husserl.

Al plantearle a su madre sus inquietud por cambiar de universidad y seguir la corriente que cree la acercará más a la verdad que tanto busca, ésta la deja en libertad de acción. Es aquí donde comienza una nueva etapa para Stein.

Auténtica

18 Dic

“Con catorce años yo comenzaba ya a preocuparme de cuestiones, especialemnte de las relativas a la manera de ver el mundo, de las cuales en la escuela no se decía gran cosa. Esto se debía al desarrollo físico que se preparaba”.

Edith empieza a preguntarse por cómo vivir la vida, cómo ser mujer y qué significa ser ser humano. La escuela no da respuestas a estas preguntas y su religión tampoco. Tomando una gran decisión para ella, aunque en la época no era tan terrible, Edith decide dejar la escuela, pues si ya no encuentra sentido a los estudios no hay porque continuar. Desde pequeña Edith reconocía que estaba llamada a algo grande y, sin saber qué era eso, sabía que no estaba en la educación que recibía en la escuela.

Su madre, preocupada, decide enviara a Hamburgo, donde su hermana. En esa época Edith comienza a experimentar lo que significa ser mujer en su clase social acomodada:Cuando recuerdo ahora la temporada en Hamburgo me parece que fue una etapa de juedo de muñecas. Mi círculo era muy reducido, y vivía todavía más aislada en mi mundo interior que cuando estaba en casa. Leía todo el tiempo que me lo permitía el trabajo de la casa” . En sus ratos libres de preocupa de leer y escribir. Comienza a hacer reflexiones entonces sobre lo que la cultura espera de las mujeres y comienza en ella a gestarse un sentimiento de descontento e inconformidad con la sociedad y su religión. Comienza a renunciar a su religión y se identifica con el Humanismo Práctico: “Estamos en el mundo para servir a la humanidad”.

Con este anhelo de servir a la humanidad en su corazón, el descontento con las bajas expectativas sobre las mujeres y su profunda preocupación por el ser humano y su escencia Edith decide retomar sus estudios en el isntituto con el fin de llegar algún día a la universidad. Si bien desde 1901 las mujeres comienzan a asistir a la Universidad, cuando Edith lo hace, en 1911 son muy pocas y entra como única mujer a las cátedras de Psicología.

La barrera de la discriminación fue para Edith una inspiración que marcará la gra lucha de su vida. Antes de retomar los estudios Edith le plantea a su familia su visión sobre la mujer: “Sería más sensato que yo fuera al Instituto y no conformarme con colaborar ocasionalmente un poco”. Ya Edith sabía que la mujer podría empezar a ocupar un papel más importante en la sociedad.

Arriesgada, desde siempre tomó decisiones que para muchos no eran entendibles. Siempre protegió su carácter auténtico y único y buscó dentro de sí sus propias expectativas para cumplir.

Autoconocerse la ayudo a definir su futuro y sus convicciones, lo que la hacía fuerte y enérgica a la hora de tomas deciciones.